El espacio es ambiguo por definición. Las pantallas son planas y tienen sólo dos dimensiones, al igual que el papel, pero podemos leer las en tres dimensiones al introducir nosotros mismos la lectura de la profundidad, a través de la perspectiva o la diferencia de escala. Como dice Ràfols (2003:30)2 “Creamos relaciones espaciales mediante diversos procedimientos, todos ellos basados en nuestros hábitos de visión. Lo grande está próximo y lo pequeño, lejano; lo entero está delante y lo recortado, detrás”.

En este sentido Woolman (2000:18)3 dice “Debido a que vivimos en un mundo tridimensional, percibimos el concepto de espacio de manera fácil, incluso mucho mejor en una pantalla que en una superficie plana, de dos dimensiones. Es la diferencia entre pensar esculturalmente y pensar pictóricamente”.

Cuando hablamos de forma en diseño gráfico bidimensional nos referimos a los elementos básicos que constituyen la sustancia de lo que vemos y su número es reducido: punto, línea, contorno, dirección, tono, color, textura, dimensión y escala.

Estos elementos constitutivos de la forma gráfica son bidimensionales (ejes xy), y como hemos dicho, podemos simular la tercera dimensión (z) con la profundidad volumétrica, pero en la forma audiovisual existe además una cuarta dimensión (t), el tiempo. Según Costa (2005:77)4 “El tiempo se hace visible. La especificidad del medio televisivo es su dimensión bicanal (audio-visual) y su soporte comunicacional es el tiempo, la duración.”

Según Ràfols (2003:29)5, en relación al concepto de forma audiovisual, “Usamos la palabra forma para referirnos a la totalidad de la unidad discursiva en su aspecto formal. El espacio y el tiempo son elementos expresivos de primer orden, es decir, tan importante es el espacio que ocupa una imagen como el tiempo durante el que lo haga. El espacio, el tiempo y la imagen deben entenderse como un todo….También utilizamos sonidos para construir mensajes, por ello incluimos el sonido en el concepto forma”.

En el diseño audiovisual la relación espacio-temporal es cinética (según el diccionario de la RAE, la cinética es: “Perteneciente o relativo al movimiento”.); Según Woolman (2000:46) “La cinética se define como las acciones o disposiciones que crean, cambian o implican el movimiento de los objetos.”

Las formas se mueven, los ojos del espectador las siguen. Son efímeras, la experiencia es fugaz. Los contenidos televisivos, son un flujo inmaterial. Se inscriben en el soporte tiempo. Cuando acaba, no queda nada, sólo una impresión. Como dice Woolman (2000:6)6 “Estos sucesos son, en su mayor parte intangibles, ya que existen en el espacio virtual del monitor del ordenador, pantalla de video o proyección cinematográfica”.

2 Ràfols, Rafael (2003), Diseño Audiovisual, Barcelona: GG Diseño)
3 Woolman, Matt (2000), Tipos en movimiento, Barcelona: Index Books,S.L.
4 Costa, Joan (2005), Identidad televisiva en 4D, Bolivia: Grupo editorial Design. 5 Ràfols, Rafael (2003), Diseño Audiovisual, Barcelona: GG Diseño)
6 Woolman, Matt (2000), Tipos en movimiento, Barcelona: Index Books,S.L.