El espacio es ambiguo por definición. Las pantallas son planas y tienen sólo dos dimensiones, al igual que el papel, pero podemos leer las en tres dimensiones al introducir nosotros mismos la lectura de la profundidad, a través de la perspectiva o la diferencia de escala. Como dice Ràfols (2003:30)2 “Creamos relaciones espaciales mediante diversos procedimientos, todos ellos basados en nuestros hábitos de visión. Lo grande está próximo y lo pequeño, lejano; lo entero está delante y lo recortado, detrás”.

En este sentido Woolman (2000:18)3 dice “Debido a que vivimos en un mundo tridimensional, percibimos el concepto de espacio de manera fácil, incluso mucho mejor en una pantalla que en una superficie plana, de dos dimensiones. Es la diferencia entre pensar esculturalmente y pensar pictóricamente”.

Read more